lunes, 1 de febrero de 2016

MANOS y DESTINO

En nuestras manos están guardados los códigos cifrados que 
marcarán el hado o destino, ellas son portadoras de un mensaje al 
que debemos acceder, para conocernos mejor. Cada línea se acentuará 
o se desdibujará según nuestras experiencias, siendo aconsejable
su lectura al menos una vez al año.

Los resultados son asombrosos, triángulos, líneas, estrellas y
surcos se profundizan o se desdibujan modificando este mapa.


Si conocemos el significado de este trazado (que es único e irrepetible)
 ¿ podremos evitar que ciertos hechos sucedan ? o en todo caso
¿ podremos ampliar nuestras posibilidades para "cambiar la suerte"?

Creo que si. Según dice un viejo adagio

En la mano derecha la duración de tu vida
En la izquierda tus logros y riquezas....

¿ Será ?

Cuando observamos la palma y la muñeca podemos 
ver en sus montes, surcos y prominencias, algo acerca de nuestras 
emociones más profundos o sobre nuestros talentos, incluso aquellos
 que todavía no hemos explorado. 

En la nitidez de sus líneas sabremos si preferimos vivir
según la mente, el corazón o la intuición.

En sus montes tendremos datos sobre nuestra capacidad
para amar, luchar y aprender de la experiencia.

La morfología de la mano tiene también su significado,
dedos largos y en punta nos hablarán de mucha sensibilidad
y de una energía psíquica potencialmente útil para el consultante.


Dedos cuadrados y cortos nos darán indicios de una 
personalidad más afín con la búsqueda de lo material, entre
otras variables. Dedos con nudillos marcados nos harán 
conocer a una persona que tiene sus objetivos más claros
en el hacer que en el pensar. Dedos arqueados una cierta
tendencia a retener y a acumular que puede acentuarse
con los años.

Como sea en su multiplicidad de signos, dedos, palma y
muñeca serán los elementos que utilizaremos en esto
que hoy se conoce como quiromancia, que no es otra
cosa que hacer ciertas predicciones basados en la
morfología de la mano y en el trazado de sus líneas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario