lunes, 26 de enero de 2015

PELO, NUESTRAS ANTENAS

Nunca se ha banalizado tanto, a esta parte sagrada que cubre nuestras 
cabezas y nuestros cuerpos,  llamado cabello o pelo. 
Hoy vemos deambular cabezas rapadas, cabellos flúo, maltratados por la 
tintura y privados de su belleza original, en distintas versiones y 
no es una crítica, sino un lamento,  porque hoy mas que nunca 
el cabello es tratado como un ornamento, "el pelo es el marco
 de la cara"... decía hacia unos años un comercial de shampoo. 
Y en esta visión superflua perdemos un sentido mucho mas profundo.
Vivimos sobre todo cuando estamos en crisis en la ilusión de creer que 
al cortar o teñir nuestro cabello, cambiará algo de nuestra emoción interna,
 pero como dije, un cambio estético es tan sólo una breve ilusión de cambio.  
El pelo es concebido hoy como una extensión del sistema nervioso, una especie
  de  “red sensitiva inteligente” muy evolucionada o para decirlo mas simple 
el pelo es un grupo de antenas de transmisión por la cual fluyen
 cantidad de información en forma continua al Sistema 
Nervioso en especial al Sistema Límbico y al Neocórtex.

¿Quién no ha sentido alguna vez placer o tesión y dijo ... mirá cómo se me pone
  "la piel de gallina"  ?, porque el vello que cubre al cuerpo tiene la 
misma sensibilidad y responde a los estímulos estirándose 
hasta el límite, maximizando la conexión entre lo que pasa
 afuera y cómo se procesa desde dentro o viseversa.



Muchas veces, el sólo hecho de escuchar una canción produce en 
nosotros esta reacción tan conocida, -la piloerección- cuando surge 
un recuerdo, olemos un perfume o el anhelo enciende una emoción.
Para el Tantra los cabellos son considerados como Devas, Divinidades 
a las que se tiene que liberar una vez cumplido su ciclo de vida, pero
en un entorno natural y previa consagración al Espíritu del Fuego.
Entonces todos se reúnen a encender una gran hoguera en la que se arrojan
 los cabellos ya caídos que fueron cuidadosamente guardados en sitios especiales,
 así el humo va elevando mensajes, intenciones, dudas y deseos al Cosmos. 





El cabello es estudiado en nuestros días como una manifestación física de nuestros 
pensamientos mas profundos, muchos pueblos creen que lo mismo 
sucede con los pensamientos de la Madre Tierra. 
En la fina hierba que la cubre vemos el mismo crecimiento de su cabello verde. 
 Desde tiempos ancestrales estas hierbas fueron consideradas sagradas y 
utilizadas por muchos Pueblos antiguos con fines sanadores y rituales.
 Estos Pueblos que hoy subsisten en América son grandes Maestros
 que nos han hecho conocer la Magia de esa poderosa energía telúrica.  
Nuestro cabello es una suerte de órgano sensorial, una sofisticada brújula, cada 
uno de nuestros cabellos nos representa a nosotros mismos, son puntos de
 conexión necesarios entre nuestro cuerpo físico y espiritual. 
Muchos Sanadores dejaban crecer su cabello y lo acicalaban con plumas,
 huesos, piedras y semillas, de esa manera desarrollaban cualidades 
psíquicas hacían invocaciones incrementando así la videncia y la intuición. 
En prácticas de magia y hechicería se utiliza el cabello del enemigo, 
porque en el queda el registro de la venganza y las malas intenciones. 
De manera tal que el objetivo era neutralizar el mal que emiten. 


Cuando se cierne la tiranía sobre una sociedad, una de las formas mas castrantes
 y traumáticas de sometimiento es la de cortar el pelo en forma obligatoria. 
Una forma de despersonalización que restringe toda libertad expresiva,
se deben acatar órdenes sin cuestionamiento alguno y la única respuesta 
posible es la obediencia, la sobreadaptación impuesta. 
 ¿ Raparnos nos convierte en seres más dóciles o mas hostiles?

Decía una canción "es mejor tener el pelo libre, que la libertad con fijador " 


El pelo muy corto hace perder la conexión con otras formas de energía sutiles

y se bloquea la percepción de esa energía electromagnética. Así nuestro campo
 áurico empobrecido se desorienta.El cabello de la implacable Medusa
 o del invencible Sansón son metáforas de ese poder oculto del pelo.
Finalizando, queda mucho por investigar y sacar a la luz sobre nuestro
 pelo que según la Biblia está contado en cada uno de nosotros.
Organo, antena, emisor, receptor ¿el pelo emitirá otro sentido? recordemos
 un relato. En la guerra de Vietnam, se buscaron a los mejores rastreadores, 
todos ellos mestizos o indígenas con largas cabelleras. Ellos podían conectarse
 con esa energía telúrica y seguir cualquier rastro o detectar incluso metales, 
su anticipación al peligro fue tan valorado que fueron alistados con ese fin.
Al ingresar el ejército decide cortarles el pelo. A partir de ese
 momento estos hombres no pudieron volver a conectar con la Tierra, 
perdieron su don y el final de esta historia varía según quien la cuente.     
Solemos reducir la percepción de la realidad a nuestros 5 sentidos
¿y si no es así ?  ¿Si hay otros recursos que nos conecten con nuestra Intuición, 
que nos potencien el instinto de supervivencia y en definitiva incrementen 
nuestro poder ? ¿ Porqué no nos tomamos un tiempo de investigación para 
escuchar estas señales y explorar más acerca de nuestros talentos ?


Cada uno de nosotros lleva en su cuerpo y en su Alma 
parte de una Divinidad, nada es azaroso, cada parte de nuestro
 cuerpo por simple y pequeña que sea tiene 
un valioso objetivo que cumplir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario