jueves, 4 de mayo de 2017

La LLORONA

La Llorona es un mito que recorre buena parte (si no toda) Latinoamérica y que, en gran medida, se solapa con el de la Viuda, lo cual hace muchas veces imposible distinguirlos. Asimismo y de acuerdo con el lugar, cambia de denominación. Algunas de las más conocidas son: La María Pardo, La Turumana y la Sayona.
Su versión más difundida en la Argentina la presenta como una mujer totalmente vestida de blanco que, carece de rostro y por lo general también de pies, se desplaza sobre la tierra sin tocarla. Anda siempre gimiendo en la noche y es de allí que toma su nombre. Su llanto anuncia desgracia y los perros enloquecen cuando la escuchan. A veces se acerca a una casa, llevando la enfermedad a los sanos y la muerte, a los enfermos. Suele cargar con los que encuentra en su camino, con el objetivo de quitarles la vida o enfermarlos. Para combatirla y hacerla retroceder se debe alzar la cruz de un cuchillo o un crucifijo de plata.


En México se la caracteriza como el fantasma de una mujer que ahogó a sus hijos, luego se suicidó y en los momentos en que se la escucha gemir es porque sale a buscar a sus niños en el curso de los ríos. Dicen que en sus gemidos se pueden distinguir las palabras: "¡ Ay, mis hijos !".
También en el mismo país se la asocia con la Malinche, indígena y amante favorita del conquistador Hernán Cortez, a quien sus hermanos aborígenes tienen por traidora. En este caso, el mismo grito de "Ay mis hijos" sería proferido por el fantasma de la Malinche que vaga por la eternidad llorando por los actuales mexicanos frutos del mestizaje que ella ayudó a crear.
En Colombia, la llorona aparece como una mujer vestida con una túnica raída y sucia, de rostro cadavérico, greñuda, de ojos enrojecidos por el llanto y con un niño muerto en sus brazos que en las noches de luna llena asusta en las quebradas y riberas de los ríos con su llanto desgarrador y macabro y, eventualmente, hasta puede aparecerse en los pueblos. En medio de sus lloriqueos se la oye gemir:
"Aquí lo eché, aquí lo eché, ¿dónde lo encontraré?" reprochándose, al igual que su versión mexicana, su filicidio.
También en Costa Rica se la asocia con la imagen de una mujer que transita por las márgenes de los ríos con un aspecto miserable y llorando.

Inventario de Criaturas Fantásticas
Basiliscos, Aluxes, Mulánimas, Elfos y otros Seres Fabulosos.

Rosa Gómez Aquino

No hay comentarios:

Publicar un comentario