domingo, 22 de mayo de 2016

OLVIDOS y ALZHEIMER

El olvido de hechos recientes, de nombres, lugares y situaciones
es una de las circunstancias más difíciles de aceptar en la Enfermedad
de Azheimer. No tanto por quien la padece, pero si por familiares
cercanos y amigos, es bastante doloroso que un ser querido 
no pueda recordarte, pero el hecho es que NO PUEDE.

Si esa persona es tu marido, tu padre o un hermano y olvida
tu nombre o hechos significativos de tu vida, trata de no mostrar
enojo, no lo corrijas con dureza porque esta pérdida de memorias
no son hechos que pueda controlar a voluntad.

Algunas teorías sostienen que las neuronas se van degenerando
"empastando" y por lo tanto lo que conecta una imagen a un
recuerdo no va por la misma vía que antes. Se pierden conexiones
y la persona NO RECUERDA por mucho que lo intente.
Y si recuerda tal vez lo haga en forma fragmentaria.


No es su culpa, no es culpa de nadie así es esta enfermedad.


Tal vez para sortear el obstáculo la persona intente llenar esos
vacíos de memoria entremezclando recuerdos de dos o varias
personas, asociándola a lugares diferentes, es habitual que esto pase.

Son intentos vanos de sostener un diálogo, hay que tratar
de hablar menos y de escuchar más. 

Si corregimos con disgusto podemos estar provocando que la persona
se avergüence y calle, lo cual acelerará el deterioro y tal vez
genere reacciones de ira y de tristeza.

¿ Para qué ? No tiene ningún sentido, claro está que hay olvidos
y olvidos, pero si de nombres o lugares se trata habrá que
tener mucha paciencia y entendimiento.

Estos olvidos a veces se disipan en cuestión de minutos, horas
o días y se producen confusiones que son muy avergonzantes
para quien padece de esta enfermedad.

Por eso hay que evitar tener una reacción "normal" de enojo
hay que "seguir la corriente" y encontrar una manera más
amable de activar alguna memoria, si es que todavía es posible.

Porque una de las experiencias más dolorosas en el Alzheimer
es tener esos claros de lucidez y de conciencia y darse cuenta
del avance inexorable de esta enfermedad. 



No hay mucho que se pueda hacer a veces, porque la memoria
buscará lugares remotos o inexistentes, la persona contará
recuerdos "falsos", no porque esté en su voluntad mentir,
sino porque intentará compensar sus olvidos con relatos
que a veces parecerán fantásticos.

Entonces por mucho que duela escucharemos con todo el
respeto y el cariño posible, porque no se trata de un invento
sino de un vano intento por compensar estos olvidos. 

Es mi entendimiento y mi parecer tal vez no sea lo correcto
como terapeuta, pero creo que es lo humano y lo posible lo 
que esta enfermedad nos obliga a reveer constantemente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario