martes, 22 de noviembre de 2016

UN LIMON en la CARTERA

Siempre es aconsejable llevar un pequeño LIMON en la cartera, ya que
será un antídoto eficaz y sencillo contra al stress, el malestar del frío
y la tensión de trabajar en atmósferas cargadas de energías humanas.

Aparte de sus propiedades curativas para tratar o aliviar cantidad de
dolencias, el limón fue siempre un elemento muy utilizado en rituales
de limpieza, pedidos de protección y abundancia, quien tenga a mano
un limón tendrá asegurada una protección natural.


- Tanto su forma como su color nos conectarán con la energía de
la Vida y con el elemento Agua.

- Frotar un limón y oler su aroma enviará una inmediata señal al
Cerebro emocional aliviando cualquier tensión y tristeza.

- Durante los meses de frío nos evocará el calor y la protección 
del Sol.

- En lugares energéticamente desarmonizados llevar un limón
y hacerlos rodar por los chakras de las manos nos liberará de
tensión y mal humor.

- De ser posible tendremos sobre el escritorio 3 limoncitos, si no
 se podrá reproducir su imagen en un pequeño portaretrato. 
Es importante concentrar la imagen de la esfera amarilla



- Después de una discusión o un momento de tensión, nos tomaremos
unos minutos para ir al baño, lavar las manos dejar correr el agua y
hacer rodar suavemente el limón sobre la frente, cerrando los ojos.
Esta fricción generará una energía limpiadora que dispersará la
tensión de las miradas o la vibración de las palabras ofensivas.

- Al volver a casa, lo limpiaremos con un trapo apenas húmedo
embebido de agua y una gota de vinagre, dejarlo al sereno y
volverlo a llevar, hasta que se deteriore. Tendremos muy en 
cuenta, cuánto tiempo nos dura el limón para chequear cómo
estamos de energía. 

- Llegado el momento de deshacernos de él, le daremos las gracias y
 lo tiraremos envuelto en celofán rojo, siendo conscientes que con él 
se van también todos los disgustos de la semana.




- Darle las gracias y renovarlo, siempre es aconsejable que el
limón sea pequeño y lo más verde posible.




No hay comentarios:

Publicar un comentario