jueves, 22 de diciembre de 2016

Entidades semimateriales

Bajo esta denominación el célebre Salvador Freixedo describe a
lo que universalmente conocemos como duendes, enanos, elfos, etc.
Y afirma que pese a las refutaciones tanto de científicos como de
psicólogos y psiquiatras existen pruebas abrumadoras de su
existencia presentes en las mitologías, religiones y leyendas.

En estos "encuentros" por llamarlos de alguna manera estas
entidades trascienden su plano de existencia para incursionar
en lo que conocemos como nuestro mundo, sin que nada
podamos hacer para incursionar en el de ellos y de tales
encuentros a veces nada bueno resulta para los humanos.


"....Conozco un caso acaecido en Colombia, en el departamento
de Santander, que puede ilustrar bien lo que estoy diciendo. 
Subía un viejo autobús cargado de pasajeros por una gran 
pendiente en una montaña boscosa. Como era viejo, lo hacía 
muy trabajosamente y a muy poca velocidad. En una revuelta
del camino, los pasajeros vieron salir de la espesura a una 
veintena de "enanos" que agarraron el autobús por la parte 
de atrás de modo que no lo dejaban avanzar. Luego, algunos
se fueron hacia un costado y comenzaron a zarandearlo 
cada vez con más fuerza, hasta que en uno de aquellos
vaivenes el autobús se ladeó tanto, que se volvó sobre
una de las cunetas.

Los asombrados ocupantes del vehículo veían lo que estaba
pasando sin poder hacer nada y dentro del ómnibus se
formó un tremendo alboroto con los gritos histéricos de los
pasajeros, que no sólo estaban asustados por lo que les podía 
pasar con el movimiento del coche, sino por aquellas criaturas 
tan extrañas que de repente los habían rodeado.

Una de las cosas que más les llamó la atención fue que
los "enanos" mientras llevaban a cabo su peligrosa travesura
se divertían en grande, como riéndose del susto que les estaban 
haciendo pasar a los humanos. Y de hecho, algunos de los
enanos que no participaban activamente en la maldad y que
se limitaban a observar desde el extremo de la espesura,
soltaban grandes carcajadas, viendo lo que sus congéneres
hacían. En un momento, como obedeciendo a una orden,
desaparecieron todos entre la maleza de la misma 
manera en que habían aparecido.


Como podemos ver en este caso los "enanos" confirmaron
con su conducta su sentido del humor, un humor negro
y de muy mal gusto para los seres humanos que lo padecían.

Refiero este hecho para confirmar la existencia de seres de 
este tipo aún en nuestros días y no como ejemplo de humanos
contactados, porque en realidad en este caso no se puede
decir que los humanos hayan sido contactados....."

Relato de Salvador Freixedo, Los Contactados

No hay comentarios:

Publicar un comentario