viernes, 2 de septiembre de 2016

ABUELO MIERDA

El abuelo mierda es uno de los tantos personajes del legendario genio
 Diego Capussotto y viene al pelo para evocar a un sujeto similar y de otro
tiempo, estos en los que familias enteras estaban a merced de un patriarca.
El hombre era el proveedor y como tal el jefe incuestionable de familia.
Pero en este caso el hombre ni siquiera proveía a la familia ya que no
tenía intención alguna de trabajar en algo estable, mujer e hijos
eran forzados a trabajar mientras el hombre se dedicaba a otros
menesteres que nada tenían que ver con el cuidado de la familia
sino mas bien con su ruina.

"El viejo trabudo" así lo llamaban los chicos que estaban obligados a cruzar 
de vereda porque el hombre., primero los insultaba y despues les
pegaba algún que otro piedrazo clamando por "su vereda" era una 
 suerte del loco de la plaza de Cinema Paradiso pero violento.
En los últimos años de su vida el hombre se sentaba a controlar
la calle porque era lo único que le quedaba por controlar.


En sus mocedades el hombre abusó de mujer, hijos, parientes, o
 lo que sea que esté a mano "si es humano mejor", sus apetitos sexuales
no tenían límites. Tampoco su violencia verbal y física.

Politiqueando sin llegar a nada por pura verborragia se ganó
algunas temporadas en la cárcel arrastrando a su familia a una vida
seminómade. Lo recuerdo con su mirada oscura, sus cejas pobladas
y sus trabas en el pelo largo entrecruzando una suerte de red que
que le cubrirían ridículamente la calvicie. 

El hombre no vivió en realidad deshonró su vida, nadie que lo haya 
conocido guarda un recuerdo grato, excepto algún compañero de trago.


Aislado, maldecido y maldiciendo se fue de esta vida dejando
hijos heridos, mujeres dañadas, mugre y palabras que generación
tras generación han calado hondo en algunos oídos.

¡ Pobre hombre ! No creo en el infierno, pero sinceramente
tampoco creo que haya ganado una estadía en el Cielo o que
haya reencarnado en algo mejor.

La cosa es que cuando hay un abuelo mierda en la familia
lo mejor posiblemente sea verlo en su miseria, en su maldad o
en su enfermedad y tratar de entender qué legado dejó.

 Se merece ser recordado para no repetir estas
historias, se ha ganado un lugar en la memoria de su progenie
porque también nos ha enseñado aquello que nunca debe
hacerse, abusar del poder de la fuerza física y de la palabra
para destruir a aquellos a los que has engendrado.

Experimentar la vida sin dejar siquiera un perfume
un amor sincero, una palabra amable, un acto generoso
es dejar una triste impronta en la memoria familiar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario