miércoles, 20 de mayo de 2015

HEAVENLY BODIES CULT TREASURE & SPECTACULAR SAINTS from the CATACOMBS

Cuando los arqueólogos abrieron las catacumbas en Roma en 1578
los funcionarios católicos desenterraron restos óseos, asumieron
que se trataba de los primeros Mártires cristianos y contrataron
a artesanos y orfebres para su restauración.
El fotógrafo y autor del libro Heavenly Bodies Cult Treasure
& Spectacular Saints from the Catacombs

 (Cuerpos celestiales)
 Paul Koudounaris tuvo acceso a estos “Santos de las catacumbas”
 muchos de ellos nunca habían sido fotografiados.


Con incrustaciones de oro y joyas, los esqueletos luego fueron expuestos 
en muchos santuarios de Europa para transmitir la gloria que le esperaba 
a los seguidores devotos de la Iglesia después de la vida. 
Pero a principios del siglo XIX su autenticidad santificada entró en duda y
 en un cambio dramático de la fortuna, muchas de las reliquias fueron 
escondidas de la vista o destruidas. Primero venerados y luego
denostados estos Santos de las Catacumbas, han sido objeto
de horror, devoción y fascinación simultáneamente. 
 

Paul Koudounaris tiene otra visión más artística y en un extenso reportaje
 que le hizo la cadena CNN explica algunos aspectos más íntimos.

-Parece ser que estos esqueletos eran decorados en forma elaborada y
opulenta para expresar la recompensa que reciben quienes son fieles 
a su fe. Las joyas simbolizaban la gloria que los fieles reciben en
los Cielos. Las personas que decoraban a los esqueletos eran
monjas o monjes. Sólo si se requería de alguna armadura o pieza
de metal, por ejemplo se contrataban artesanos seculares.
Las monjas especializadas en trabajo textil y en encajes tenían
especial talento para estas labores, trabajar en la ornamentación
de estos esqueletos se consideraba un servicio a Dios. 


No se elegía ninguna gema en especial, pero la ornamentación 
de sus ropas y joyas era muy elaborada, incluyendo sedas,
encajes, oro, rubíes, esmeraldas, perlas y otros elementos.
Hubo también un intento de rellenar sus cráneos con cera y 
colocarles ojos de cristal para  "humanizarlos" de manera 
que la gente no sintiera miedo al observarlos. 

  
 Algunos de los Santos de las Catacumbas son:

Santa Faustina 
Santa Mundicia 
San Getreu
San Benedicto
San Félix
San Constancio
 San Pancracio
San Federico
San Valentín.
Santa Luciana
San Deodatus
San Valentinus.
San Valerio
San Vicentus


En la Basílica de Waldsassen en Alemania se exhiben diez de estos 
Santos de las Catacumbas.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario