sábado, 2 de mayo de 2015

DEJAR DE COMERSE EL COCO

La reiteración de críticas grabadas durante la niñez se repite con 
frecuencia en la vida adulta, como una vocecita interna que puede
ser una leve molestia, un malestar o un maldito sádico/a.
 
Justo en el momento en que nos animamos a plasmar ese proyecto
esa idea, ese sueño, aparece el hombre o la mujer como diciendo...
 

Y aunque no le demos la bola suficiente la cosa se puede poner muy
fulera desencadenando neurosis de fracaso, impotencia, pánico y
otra serie de frustraciones. No hay que comerse el coco, primero
hay que reconocer que nos pasa "eso", después seguir el juego


Alejandro Jodorowsky escribió en su libro Manual de Psicomagia
"... yo había trabajado durante 20 años en mi primera novela
"El loro de siete Lenguas", creyendo que nunca merecería ser 
publicada. Escribí en el papel pergamino

ESCRITOR FRACASADO 

y lo enterré. A los seis meses publiqué mi primer libro al que
le siguieron muchos otros.."


Sanando al niño/a interno


Si le pasó a Jodoroswky es porque no es cosa de mensos, sino de 
gente de inteligencia superior a genios, con un niño o niña interior
que merece ser sanado.

Ergo, un truco de Psicomagia sería 
 
Escribir en un papel como pergamino todas, todas
las autocríticas de las que uno desee liberarse y
enterrarla. Sobre ella se colocará una planta

Si es una ruda hembra mejor. 


 Confiar en que esas voces no saldrán de ahí y cuidar que
ningún perrito, cave un hoyo para enterrar el hueso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario