sábado, 14 de febrero de 2015

PANCHO SIERRA, El Gaucho Santo


Francisco "Pancho" Sierra fue una persona excepcionalmente sensible a los 



males humanos. Nació en el seno de una familia económica y socialmente 


privilegiada un 


21 de abril de 1831 en Salto, Provincia de Buenos Aires. 



Sus padres fueron Francisco Sierra 



y Raimunda Ulloa. Sus primeros años



 transcurren como los de un hacendado iniciando sus estudios en Salto, pero 



al terminar el secundario se traslada a Buenos Aires para estudiar la 


carrera de Medicina, según muchas versiones cursa hasta el 4° año.






En este interín de viajes de Salto a Buenos Aires se enamora de su 



prima 







Nemesia Sierra, 



pero su familia no aprueba esta unión e 



interrumpe 




el romance.



Hay muchas versiones sobre este final, uno es que Nemesia se va



a Córdoba y muere, 



-la más difundida- otra es que sus tías en 



ausencia de Pancho, la echan y ella muere de tuberculosis.



De cualquier manera este inesperado final


trunco produciría en 


Francisco


 una profunda transformación. 


Abandona sus estudios de 



medicina y se recluye en una de las estancias de la familia,


"Estancia San Francisco", cerca del Partido de Pergamino, se dice que 

tras permanecer varios 


días encerrado en su habitación sin comer y sin



 dormir, vive ciertas experiencias que definirán 



en él una inquebrantable 



y duradera vocación de servicio. 







Cuando vuelve la familia lo nota muy 



retraído y firmemente decidido a paliar el dolor de los demás.


Su profundo sufrimiento le da otra visión acerca del dolor humano en 


la adversidad. 


Muchos creyeron que tenía una excepcional facultad 



Mediúmnica, otros que era Curandero, 



pero él aseguraba que no era 



él 




quien curaba sino la fe de la gente.


Carismático y de carácter, solía vestir siempre el atuendo típico 


del gaucho, camisa y bombacha, sombrero de ala ancha y poncho de 


vicuña en invierno, siempre de alpargatas. 





De largo cabello y barba blanca se conservan de él pocas imágenes.

Se radica definitivamente en su Estancia "El Porvenir" y ahí al pie del 
aljibe, tras escuchar o describir el mal que aqueja a la gente que se acerca, 
les regala un vaso de agua y recita una Oración, a veces una imposición de 
manos, pero siempre agua. Razón por la que se lo suele llamar también 

"El Médico del agua fría".


Su fama de Sanador trasciende los límites del País y abundan las historias 
acerca de sus curas milagrosas, una de ellas es la de María Salomé 
Loredo de Zubiza que va a verlo en dos ocasiones, una gravemente enferma 
con un tumor inoperable, al volver los médicos constatan la curación sin 
encontrar explicación alguna. En la segunda visita ella le pide por su marido 
que estaba gravemente enfermo, él lamenta no poder hacer nada por él y 
le dice unas palabras  "No tendrás más hijos 
de tu carne, pero tendrás miles de hijos espirituales. 
No busques más, tu camino está en seguir esta misión."

En ese momento ella no entiende el mensaje, pero cuando se 
revela en ella el mismo Don de Sanar, entiende, hasta hoy es recordada 
como la "Madre María" por su obra.

En Pancho Sierra encontramos todas las facultades hoy llamadas 
paranormales, visión remota, precognición, retrocognición, pero sobre 
todo una gran empatía hacia todo aquel que acudiera en su ayuda.

Siendo económicamente muy solvente, no cobra por sus intervenciones 
y en muchas oportunidades le da algún dinero a la gente que lo visita,
 generalmente humildes, aunque ha habido célebres escritores y políticos 
que también han buscado su ayuda.

En 1890 se casa con Leonor Fernandez y muere un 4 de diciembre de 1891
a la edad de 60 años, sin conocer a su hijita Laura Pía.

Miles de promesantes acuden cada 4 de diciembre a pedirle que los 
libere de enfermedades del cuerpo o del Alma, a pedirle ayuda espiritual 
a expresarle su  gratitud,  o simplemente para honrarlo.

¡ GRACIAS !

FRANCISCO PANCHO SIERRA 1831-1890

Día consagrado 4 de Diciembre

No hay comentarios:

Publicar un comentario